Carta de un caballero a una dama que se siente perfecta (REALIDAD)


CARTA DE UN HOMBRE (PARA TODAS LAS MUJERES QUE NO SE SIENTEN "PERFECTAS")




Queridas amigas:

No nos importa cuanto pesan. Es fascinante abrazar a una mujer. Pesarla, no nos proporciona ningún efecto.
No tenemos la menor idea de lo que es un talle. Nuestra evaluación es visual. No nos importa cuánto mide en centímetros. Es una cuestión de proporción, no de medida. Las flaquitas que desfilan en las pasarelas, siguen la tendencia diseñada. Sus modas son, lisa y llanamente, agresiones al cuerpo que odian porque no pueden tener. No hay belleza más irresistible en la mujer que la feminidad y la dulzura. La elegancia y el buen trato, son irresistibles. Entendámoslo de una vez, traten de gustarnos a nosotros, no a ustedes, porque nunca van a tener una referencia objetiva de cuán lindas son de mujer a mujer. Ninguna mujer va a reconocer jamás delante de un tipo, que otra mujer está linda.
Las jovencitas son lindas…pero las de 40 para arriba, son el verdadero plato fuerte. El cuerpo cambia. Crece. Una mujer de 40 o de 50 años, a la que le entra la ropa de cuando tenía 20 o 25 años, o tiene problemas de desarrollo, o se está auto destruyendo. Nos gustan las mujeres que saben manejar su vida con equilibrio y saben manejar su natural tendencia a la culpa. O sea: la que cuando hay que comer, come con ganas; cuando hay que hacer dieta, hace dieta con ganas (no se sabotea ni sufre); cuando hay que tener intimidad de pareja, la tiene con ganas; cuando hay que comprar algo que le gusta, lo compra; cuando hay que ahorrar, ahorra. Algunas líneas en la cara, algunos puntos de sutura en el vientre, algunas marcas de estrías, no les quitan su belleza. Son heridas de guerra, testimonio de que han hecho algo con sus vidas, no han estado años en formol ni en un spa. ¡Han vivido!
El cuerpo de la mujer es la prueba de que Dios existe. Es el sagrado recinto donde nos gestaron a todos, donde nos alimentaron, nos acunaron, que nosotros sin querer las llenamos de estrías, y demás cosas que tuvieron que ocurrir para que estemos vivos.
Cuídenlo. Cuídense. Quiéranse.
La belleza es todo eso, Todo junto.